Evaluación diagnóstica, formativa y sumativa: definiciones y ejemplos

Dentro de la evaluación existen algunas definiciones que en ocasiones no nos pueden quedar del todo claras, unas de ellas son las diferentes funciones y momentos de aplicación. Desde que se lleva a cabo la planeación didáctica, es necesario distinguir los diferentes momentos y tipos de evaluación que se tendrán a lo largo del ciclo escolar. En ese sentido la evaluación se verá reflejada en todas las actividades que se realicen en los espacios académicos.

La evaluación en educación

-La evaluación es una referencia para ajustar progresivamente la ayuda pedagógica a las características y necesidades del alumno.

-Es un elemento sustancial para el proceso de aprendizaje y su retroalimentación.

¿Para qué evaluar?

– Para revisar la planeación, el logro de objetivos, de contenidos de las actividades, de los materiales didácticos de apoyo y de las intenciones educativas del proyecto curricular.

– Con todo ello se podrá intervenir de manera inmediata a lo largo del desarrollo del aprendizaje y después de haber concluido un ciclo.

Evaluación diagnóstica, formativa y sumativa

A continuación definiremos de manera precisa las funciones de la evaluación:

¿Qué es la evaluación diagnóstica?

Permite a todos los interesados conocer en qué grado se domina determinado aprendizaje antes de iniciar el trabajo con él. Se realiza de manera previa al desarrollo de un proceso educativo, cualquiera que sea, con la intención de explorar los conocimientos que ya poseen los alumnos;  puede realizarse al inicio del ciclo escolar o de una situación o secuencia didáctica.

¿Qué es la evaluación formativa?

Orienta, a partir de los avances y las dificultades de los estudiantes durante el proceso de aprendizaje, las decisiones sobre la estrategia de enseñanza y los ajustes necesarios en esta con el fin de alcanzar las metas de aprendizaje. Se realiza para valorar el avance en los aprendizajes y mejorar la enseñanza y el aprendizaje. Su función es mejorar una intervención en un momento determinado, y en concreto, permite valorar si la planificación se está realizando de acuerdo con lo planeado. Las modalidades de evaluación formativa que se emplean para regular el proceso de enseñanza y de aprendizaje son: interactiva (ocurren integradas al proceso de enseñanza); retroactiva (permiten crear oportunidades de aprendizaje después de realizar una medición puntual);  y proactiva (ayuda a hacer adaptaciones relacionadas con lo que se aprenderá en un futuro).

¿Qué es la evaluación sumativa?

Suele aplicarse en procesos terminados, considerando múltiples factores, para asignar un valor numérico. Promueve que se obtenga un juicio global del grado de avance en el logro de los aprendizajes esperados de cada alumno, al concluir una secuencia didáctica o una situación didáctica. Se basa en la recolección de información acerca de los resultados de los alumnos, así como de los procesos, las estrategias y las actividades que ha utilizado el docente y le han permitido llegar a dichos resultados.

Infografía con las funciones de la evaluación

Momentos de la evaluación 

En la evaluación también se consideran tres momentos

1. Evaluación inicial: se hace en el aula al comenzar cada situación de aprendizaje. Mediante diversos instrumentos se recoge información de la situación y el contexto inicial, lo que permite generar a futuro cambios al definir las metas posibles y deseables, Al final del proceso, permite valorar si hubo avances y en qué medida.

2. Continua o procesual: consiste en valorar, a partir de la recogida y sistematización permanente de información, el aprendizaje de los estudiantes, así como la intervención docente, con el propósito de tomar decisiones de mejora sobre la marcha.

3. Final: consiste en valorar la información recabada durante el inicio y en el desarrollo del proceso, para vincularla con la que arrojan los resultados del cierre, con el propósito de identificar en qué medida se cumplieron las metas establecidas al inicio.

Conclusiones acerca de la funciones y los momentos de la evaluación

Es necesario señalar que la línea divisoria entre el tipo de evaluación por función o por momentos es muy delgada y, en realidad, se mezclan de manera continua. Por ejemplo, la evaluación diagnóstica, cuyo objetivo es indagar qué saben los estudiantes de cierto tema, siempre se vincula con el momento inicial de la evaluación. La evaluación formativa, que se hace a partir de las evidencias durante el trayecto, se vincula directamente con la evaluación continua o procesual.

En el punto donde realmente difieren es en la función sumativa pues, aunque esta ocurre al término del trayecto, la evaluación final no siempre tiene ese propósito; es decir, desde el enfoque formativo de la evaluación, al concluir una clase o un tema podemos utilizar la evaluación final con el propósito, por ejemplo, de que los estudiantes verifiquen lo aprendido, de valorar un producto o el resultado de la actividad, sin que esto suponga una calificación numérica.

¡Espero que la información te haya sido de utilidad!

Referencias:

Evaluar para aprender, SEP, 2017

La evaluación en la escuela, SEP, 2013

febrero 5, 2019

Etiquetas: , , ,
  • Yo quiero saber lo siguiente, en la evaluación sumativa, nos hablan que no necesariamente debe ser alfanumérica, quiere decir que una felicitación, un caramelo o aldo de eso sería de cierta forma su calificación, o es que la evaluación sumativa vendría a ser más cualitativa que cuantitativa? Algún ejemplo por favor,.

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.