Estrategias de intervención para alumnos con bajos niveles en comprensión lectora

La comprensión lectora continúa siendo una problemática que requiere atención puntual en las aulas, por ello es importante que los docentes cuenten con estrategias que les permitan favorecer en los estudiantes la comprensión de los textos que leen.

Importancia de la lectura en la escuela

La lectura está presente en el desarrollo de los alumnos, es inherente a cualquier actividad académica o de la vida diaria, ya que constituye una base fundamental para el aprendizaje: si un niño no puede leer o tiene un bajo nivel de comprensión lectora, seguramente tendrá dificultades en el resto de las asignaturas, tales como ciencias naturales, historia o  matemáticas.

¿Qué es la comprensión lectora?

Se puede definir como un proceso interactivo (entre el texto, las expectativas y los conocimientos previos del lector) a través del cual quien lee construye sentidos y nuevos significados para entender un texto.

Estrategias para alumnos que presentan bajos niveles de comprensión lectora

A continuación te presento una serie de estrategias de intervención que se pueden implementar con alumnos que presentan niveles deficientes en la comprensión lectora:

• Para interesar a los alumnos, hay que buscar textos que correspondan a su nivel e intereses. Para ello pueden utilizarse los libros de la biblioteca escolar y de aula.

• Poner en contacto a los alumnos con una amplia variedad de textos. Una opción puede ser explorar los acervos de la biblioteca escolar y de aula.

• Respetar la opinión de los alumnos cuando traten de construir el significado de los textos.

• Planear actividades que aprovechen las relaciones entre la lectura y otras formas del lenguaje.

• Pedir a los alumnos que lean el título del texto y que hagan predicciones sobre el mismo. Por ejemplo: ¿de qué creen que tratará?, ¿quiénes creen que serán los personajes?, ¿conocen alguna historia que tenga un título parecido y de qué trató?

• Mostrar la carátula o alguna de las ilustraciones del texto y preguntar: ¿quién es el personaje?, ¿en dónde está?, ¿qué hace ahí? Sugerir a los alumnos que durante la lectura hagan anticipaciones sobre lo que pudiera suceder en la trama.

• Contar la tercera parte de una historia. En seguida leer en voz alta unas cuantas páginas. A continuación pedir que cada quien realice la lectura en silencio. Unos diez o quince minutos antes de terminar la clase o la sesión se organiza una discusión sobre cómo puede concluir la historia y cada quien propone un final.

• Permitir que los alumnos relacionen lo que van leyendo con lo que viven cotidianamente, para lo que es conveniente hacer una o varias pausas mientras se realiza la lectura en voz alta y preguntarles sobre el tema que están leyendo. Por ejemplo:

¿sabían algo al respecto?, ¿alguien conoce alguna historia o situación parecida?, ¿qué es lo que les está gustando de la lectura, qué no les está gustando, por qué?, ¿les parece divertido lo que le está pasando al personaje?, ¿les gustaría que les pasara algo similar?, ¿qué creen que pasará después?, ¿en qué terminará la historia?, describe un personaje, ¿cómo te imaginas que es el paisaje?, ¿cómo es su ropa?, ¿hará frío o calor en ese lugar?, etc.

• Es conveniente que para realizar la lectura los alumnos tengan muy claro cuál será el objetivo de ésta, es decir, para que los estudiantes puedan realizar una síntesis del texto será necesario decirles que antes de que inicien a leer, el objetivo de la lectura será encontrar los puntos más importantes, o escribir un ensayo, o describir lo que trató de decir el autor, o identificar de qué tipo de texto se trata, etc.

• Permitir que los alumnos se organicen para leer en pares o pequeños grupos, para que lleven a cabo una discusión sobre los puntos medulares de la lectura y elaboren conclusiones sobre cuáles fueron los aspectos más relevantes del documento, por qué lo consideran de esa manera y cómo es que llegaron a esa conclusión.

• La clásica pregunta ¿cuál es la idea principal del texto que acabamos de leer? conviene que sirva de cierre al análisis grupal. Es importante que los alumnos describan a otros cuáles fueron las estrategias que utilizaron para encontrar las premisas en un texto, por eso es imprescindible realizar otras preguntas primero: ¿qué tan complicado fue leer este texto para ti?, ¿qué fue lo más complicado?, ¿qué estrategias utilizas cuando no entiendes o no comprendes un texto?, ¿qué hiciste para comprender este texto?, ¿cómo encontraste la idea principal o las ideas principales?, ¿cómo sabes que es lo más importante de este texto?

• Propiciar el intercambio entre los alumnos, sus padres, maestros y otros adultos, permitirá que unos les lean a otros, que se pregunten cosas sobre la lectura; adicionalmente, que los educandos realicen dibujos, carteles, obras de teatro, relatos y otras producciones literarias o artísticas en torno a la lectura que realizaron.

Tal vez te interese leer también: ¿Cómo mejorar la comprensión lectora? Cinco estrategias para lograrlo

Conclusiones

Es recomendable que las estrategias de intervención para mejorar la comprensión lectora sean recurrentes e implementadas de manera sistemática en el salón de clase para así favorecer la mejora en los estudiantes.

¡Espero que la información te sea de utilidad!

Referencias:

Secretaría de Educación Pública. 2012. Manual de procedimientos para el fomento y la valoración de la competencia lectora en el aula. México: SEP.

Gómez Palacio, Margarita. 1995. La lectura en la escuela. México: SEP.

septiembre 22, 2019

Etiquetas: ,
  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.