La evaluación formativa en el aula: ideas clave

La evaluación es un aspecto que debe estar implícito de manera permanente en el proceso educativo, ya que de esta manera se obtienen evidencias acerca de los avances así como de los aspectos que son necesarios reforzar. Dentro de las funciones de la evaluación (diagnóstica, formativa y sumativa), la formativa es la que en ocasiones nos provoca un poco más de dudas al momento de querer clarificarla. Veamos algunos puntos que nos orientarán acerca de ello:

¿Qué es la evaluación formativa?

¿Qué es la evaluación formativa?

La evaluación con enfoque formativo se lleva a cabo desde el inicio del proceso

Se puede señalar que aplicamos la evaluación desde el enfoque formativo cuando la consideramos parte integral del proceso de enseñanza- aprendizaje, no solo porque en el trayecto se propongan diversos momentos que nos permitan obtener evidencia del desempeño de los estudiantes –que será interpretada y valorada por los docentes, desde nuestra mirada experta—, sino también porque los estudiantes son conscientes, coparticipes y corresponsables de este proceso desde el inicio ya que:

-Conocen las metas de aprendizaje, identifican cuál es el punto de dónde parten hacia cada aprendizaje esperado o indicador de logro.

-Reflexionan sobre sus avances y dificultades.

-Se plantean cómo solventar las dificultades y, al concluir, pueden reconstruir el proceso que siguieron para alcanzar la meta.

El componente informal en la evaluación formativa

Es importante considerar que la evaluación que los docentes hacemos desde el enfoque formativo también tiene un componente “informal” que sucede en el potencial evaluativo de las acciones cotidianas en el aula, las cuales nos brindan oportunidades para observar y recolectar evidencias relacionadas principalmente con los conocimientos, las habilidades, las actitudes y los valores de los estudiantes.

Ejemplos de componentes informales en la evaluación:

 -Observar las interacciones de los alumnos al trabajar en pequeños grupos: ¿qué conversan?, ¿cómo lo hacen?

-Conocer y valorar el contenido de sus anotaciones en cuadernos, guías y otros materiales.

No obstante, mientras más frecuente, planeada e intencionada sea la propuesta de evaluación, las decisiones pedagógicas que tomemos sobre el curso estarán más sustentadas y, por tanto, serán más oportunas.

La importancia de la realimentación en la evaluación formativa

Los estudiantes, por su parte, necesitan ser realimentados sobre sus progresos y logros, pero también sobre sus dificultades, entendiendo a estas —y al error— como un área de oportunidad.

La realimentación y comunicación permanente con el estudiante fortalecen su autonomía y le permiten reflexionar y responsabilizarse de su aprendizaje, con la certeza de que cuenta con nuestro acompañamiento.

Estrategias de evaluación desde el enfoque formativo

Como parte de la incorporación de la evaluación desde la planeación docente, es necesario que consideremos el uso de estrategias de evaluación adecuadas. Estas estrategias son el conjunto de métodos, técnicas y recursos que utiliza el docente para valorar el aprendizaje de los estudiantes.

Métodos: Son los procesos que orientan el diseño y la aplicación de estrategias.

Técnicas: Son las actividades específicas que llevan a cabo los estudiantes cuando aprenden.

Recursos: Son los instrumentos o herramientas que nos permiten, tanto a docentes como a estudiantes, tener información específica del proceso de aprendizaje.

Para diseñar una estrategia de evaluación efectiva y elegir los instrumentos más adecuados es fundamental hacer una evaluación inicial al comienzo de cada periodo de aprendizaje, pues esto, como ya se ha dicho, nos permitirá conocer el punto de partida de los estudiantes e identificar sus necesidades de aprendizaje.

Así, el diseño de una estrategia de evaluación desde el enfoque formativo, considera la integración holística de los contenidos curriculares, las características de cada estudiante y del grupo, el nivel de conocimientos, habilidades, actitudes y valores, los objetivos (aprendizajes esperados), la técnica de evaluación y los instrumentos que permitirán llevarla a cabo.

También te puede interesar: ¿Cómo incluir la evaluación diagnóstica, la formativa y la sumativa en mi planeación?

Estrategias didácticas e instrumentos de evaluación

Una estrategia didáctica es un procedimiento organizado, orientado a la obtención de una meta. Esta se establece desde la planeación y se construye a partir de un conjunto articulado de acciones que, progresivamente, llevan al logro del objetivo de aprendizaje. Las estrategias son siempre conscientes e intencionales.

Los instrumentos de evaluación, por su parte, son los recursos específicos con que contamos, tanto docentes como estudiantes, para valorar cada situación de aprendizaje. Dada la complejidad y diversidad de elementos que dan indicios sobre el proceso, es necesario, como parte de la estrategia de evaluación, que seleccionemos cuidadosamente los instrumentos que utilizaremos en cada fase, considerando qué se pretende verificar o valorar con cada uno. Los instrumentos de evaluación son el hilo conductor de la estrategia.

Técnicas e instrumentos de evaluación desde el enfoque formativo

Desde el enfoque formativo de la evaluación es posible incorporar a la práctica docente:

-Técnicas de evaluación informal como la observación del trabajo individual y grupal de los alumnos: registros anecdóticos, listas de control, diarios de clase, cuestionamientos orales tipo pregunta-respuesta-realimentación.

 -Técnicas semiformales como producción de textos amplios, ejercicios en vivo, tareas y trabajos, evaluación de portafolios.

-Técnicas formales como exámenes, mapas conceptuales, evaluaciones del desempeño, rúbricas, listas de verificación o cotejo, escalas de valoración.

Todas las evidencias resultantes de estas técnicas pueden ser insumos para la evaluación cualitativa y cuantitativa.

La incorporación de la evaluación formativa al proceso de enseñanza-aprendizaje  permite a los docentes orientar de manera oportuna y pertinente a los estudiantes acerca de sus fortalezas y áreas de mejora; y a su vez proporciona evidencias e  información a partir de lo cual el propio docente puede perfeccionar la propia práctica.

¡Espero que la información te haya sido de utilidad!

Referencias:

Evaluar para aprender, la evaluación formativa y su vínculo con la enseñanza y el aprendizaje, SEP, 2018

Suscribete y mantente siempre al día

Suscríbete ingresando tus datos a continuación y recibe en tu correo los nuevos artículos, materiales, infografías y eventos, así como también contenidos exclusivos para suscriptores y novedades de Docentes al Día.

Gracias por tu suscripción. Está atento a nuevos correos de Docentes al Día.

Algo salió mal.

¡6 Comentarios! No te quedes fuera de la conversación

  1. Hilda Mercedes 30 mayo, 2019 Responder
  2. Bere-nice OJ 10 agosto, 2019 Responder
  3. Antonieta Hernandez Martinez 22 octubre, 2019 Responder

¡Participa en la conversación, deja tus comentarios!

A %d blogueros les gusta esto: