Cómo hacer una buena exposición oral en clase – 10 pasos

Realizar una exposición creativa delante de un grupo numeroso de personas puede ser una labor ardua para alguien que no esté preparado. Los temores y el pánico escénico son muy comunes, pero pueden ser superados.

Para que sea una buena experiencia, la exposición oral debe ser preparada de manera minuciosa, llevando a cabo una serie de pasos en orden para lograr el éxito deseado.

Por ello enseguida te compartimos una lista de consejos para hacer una buena exposición en clase:

10 pasos para hacer una buena exposición oral en clase

La manera como se hace una exposición oral se puede resumir en 10 sencillos pasos que todas las personas pueden realizar y seguir practicando.

Cómo hacer un exposición ora en clase

1.- Definir el tema o idea

La idea principal o tema de la exposición en clase se debe definir de manera clara y concisa. Esto permitirá dar una explicación específica de la materia sin divagar en información no relevante.

Al saber qué es lo que se quiere transmitir durante la exposición, se tiene el primer paso adelantado, ya que un mismo tema puede tener diferentes aristas a desarrollar. Principalmente se le debe enfocar en la idea generada inicialmente.

En caso de que existan temas similares o que tengan mucha conexión con la idea principal, se pueden enumerar en la exposición oral con ejemplos aclarando el punto que se quiere mostrar.

2.- Buscar información

Cuando se tiene el tema específico y los datos necesarios, es momento de ordenar la información de tal manera que llegue al público al que va dirigido. Una forma es realizando una exposición escrita de lo que se desea transmitir.

Empleando palabras clave, frases o ítems de los temas a desarrollar se obtiene una visión general del esquema de la exposición. Así se facilitará la búsqueda mediante cualquier medio digital o físico.

También es importante buscar fuentes confiables de información veraz para evitar el dar datos falsos o que puedan no ser los adecuados para la exposición que se está construyendo.

Te recomendamos: Cómo hacer un resumen en 5 pasos

3.- Organizar la introducción

Cuando se tiene toda la información recopilada, hay que realizar una breve introducción al tema, de modo que la audiencia entienda de qué se trata la exposición antes de nutrirlos con todo el tema en sí.

No hay que extenderse mucho en este punto ni dar muchos términos complicados de entender, la idea es llamar la atención del público.

Además de presentarse y decir el tema, dar un bosquejo general es necesario para involucrar a las personas a las que se está dirigiendo la exposición.

4.- Elaborar una guía de la exposición

Para tener un orden de cómo se plantearán las ideas en una exposición oral en clase se recomienda tener una especie de guion a seguir para que se desarrollen los pensamientos, y también los espacios para aclarar dudas en caso de que esto se requiera.

Mantener un orden en lo que se está diciendo es la base para que se pueda hacer una buena exposición oral, esto también ayuda a controlar los nervios, ya que se percibe un dominio de las ideas que se exponen.

5.- Ensayar

Una de las mejores maneras de cómo hacer una exposición oral con éxito es practicar constantemente. Se puede hacer solo, frente a un espejo, grabándose para ver los errores o que participen otras personas a manera de audiencia para que  puedan dar opiniones constructivas y mejorar la exposición.

Además de aprenderse el guion, es necesario vocalizar para poder proyectar la voz de manera que se escuche bien en toda la clase.

Para ello se puede emplear un espacio relativamente amplio y algunas personas sentadas lejos del hablante, de forma que opinen si la entonación es la correcta.

6.- Material de apoyo

Los apuntes siempre son útiles, y tenerlos sin leer una ficha es posible con otros materiales de apoyo. Estos pueden ser audiovisuales, o ser elaborados de manera manual, para que sea una exposición creativa y muy personal.

Al utilizar este tipo de herramientas se hace mucho más entretenida la exposición, tanto para los que la están viendo como para los que la están realizando.

Si en un momento dado se pierde la información o hay algún olvido, en las gráficas o diapositivas se pueden encontrar los datos y seguir proyectando lo que se está contando.

7.- Conocer a la audiencia

Es importante saber a quién va dirigida la exposición para poder usar un lenguaje adecuado que se entienda por todos los participantes.

En caso de que el tema que se esté exponiendo no sea del conocimiento general, es necesario usar palabras sencillas que todos logren captar y los lleve a la idea principal.

Si se realiza una exposición oral en clase y son los compañeros quienes van a ser el público receptor, puede que exista cierta confianza y esto sea positivo para calmar los nervios del exponente.

Sin embargo, si es un grupo conflictivo es importante saber a qué se va a enfrentar el orador al momento de realizar una exposición oral delante de ellos.

8.- Expresión corporal

El cuerpo habla por sí solo, y en una exposición en clase todos estarán con los ojos puestos en el orador. Esto genera nervios que se reflejan en los movimientos corporales, las expresiones faciales y el modo de hablar inconsciente con muletillas.

Es por ello que hay que ensayar, verse exponiendo y mejorar todo aquello que pueda interrumpir la exposición de alguna manera. Ayudarse con las manos señalando las láminas o el material de apoyo es una forma de verse más seguro al realizar una exposición.

9.-  Revisión

Antes de realizar la exposición se deben hacer una o varias revisiones para evitar tener bloqueos durante la exhibición. En caso de usar equipos electrónicos hay que chequear que funcionen bien, estén bien conectados y se escuchen si es necesario.

Si se usan láminas, mapas o algún material que se debe colocar en las paredes, este debe estar bien fijado para evitar caídas de los mismos.

De igual forma el espacio en el que se va a mover el expositor debe estar libre de cualquier elemento que pueda generar un accidente o caída.

Tal vez te interese también: Cómo hacer un mapa conceptual, explicación y ejemplos

10.- Diviértete

Cuando se disfruta lo que se hace, se nota. Si la exposición se torna algo emocionante para el orador esto se notará en el público que lo escuchará con más atención.

Es importante realizar todas las tareas con algo de emoción haciendo exposiciones con ejemplos cotidianos que involucren a la audiencia de cierta manera, ya sea identificándose con el caso o conociendo la circunstancias.

¡Esperamos que la información te sea de utilidad!

¡Participa en la conversación, deja tus comentarios!

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario con nuestro contenido. Al hacer clic en el botón de Aceptar y continuar navegando, estarás aceptando el uso de cookies.    Ver
Privacidad