12 errores que todo docente debe evitar al dar una clase

El trabajo de un docente no es cosa sencilla, implica un sinnúmero de detalles que se deben tener en consideración al momento de estar frente a un grupo y dar una clase, por lo que es común y hasta normal que en muchas ocasiones las cosas no resulten de la manera deseada.

Pero si deseamos disminuir al mínimo esa posibilidad, es necesario saber qué es lo que debemos prevenir y evitar, por ello en este artículo te compartimos doce errores que debes evitar al dar una clase.

12 errores que debes evitar al dar una clase

12 errores que todo docente debe evitar al dar una clase

1. Hacer de la clase un monólogo

Los tiempos en que el proceso de enseñanza-aprendizaje se limitaba a sentarse a escuchar al profesor dictar la clase sin hacer el mínimo ruido han quedado atrás, ahora es necesario que los estudiantes asuman un papel activo en el proceso a través del diálogo y la interacción con los compañeros y el profesor.

2. No escuchar a los alumnos

Al  planear una clase, además de tomar en consideración los programas de estudio y el contexto, es necesario tener en cuenta a los alumnos, sobre todo sus características así como sus intereses. Para poder tener en claro lo anterior es necesario escucharlos y conocerlos, esto favorece el establecimiento de un ambiente propicio para el  aprendizaje.

3. Evitar el contacto visual

Este es un elemento clave al momento de dar una clase, y uno de los que más dificultades representa para los docentes desarrollar, sobre todo en aquellos que se inician en la profesión. Independientemente del nivel en que se labore, la mirada es una señal no verbal con la que se comunica empatía y seguridad. Cuando se evita el contacto visual con los alumnos ellos perciben duda e incomodidad, por lo que se produce un distanciamiento con el grupo, e incluso puede redundar en indisciplina.

 4. Incumplir  lo que se promete

Una de los aspectos que más resta credibilidad  y afectan la imagen a los profesores es el no cumplir lo que se promete, se debe ser muy cuidadoso al fijar por ejemplo una fecha de entrega para una tarea, no hay nada más decepcionante para un estudiante  que pasar toda la noche haciendo un trabajo que termina por no ser revisado.

Esto también va también en relación con las reglas que se establecen desde el inicio con el grupo, se debe ser cauteloso al elaborarlas y evitar incluir aquellas que de antemano se sabe que no podrán ser cumplidas.

5. Dejar crecer los conflictos

Cualquier conflicto entre los alumnos o de estos con el profesor debe atenderse de inmediato; en muchas ocasiones los docentes minimizan las situaciones y cuando se quieren solucionar el problema ya es demasiado grande y hay que acudir a otras instancias. Por ello es recomendable que si se presenta algún problema se atienda desde que se origina.

6. Emplear como materiales únicamente  libros de texto y copias

Los materiales didácticos a utilizar deben ser variados, respondiendo a las características de los alumnos y al contexto, así mismo deben favorecer el aprendizaje significativo. Además de materiales impresos pueden emplearse materiales audiovisuales, informáticos, así como aprovechar lo que ofrece el propio contexto escolar.

7. Utilizar solo exámenes escritos para evaluar

Los exámenes escritos son un buen instrumento de evaluación, pero no son los únicos, existen una gran variedad de ellos que se pueden implementar para valorar el  nivel de logro de los aprendizajes. Emplear diversos instrumentos y maneras de evaluar favorece también la motivación en los estudiantes ya que muchos de ellos se bloquean al hacer una prueba escrita, pero son muy buenos para responder de manera oral.

8. Evidenciar los errores de los alumnos

Esto afecta la autoestima y la confianza de los estudiantes provocando en ellos temor de participar. Por ello es importante fomentar un clima de confianza en la clase, así como tener tacto pedagógico para tratar este tipo de situaciones.

9. Usar el miedo o la amenaza para mantener la disciplina

Controlar a un grupo a través del miedo no es lo ideal, la disciplina implica poner en juego estrategias  que permitan a los estudiantes autorregularse para aprender y para convivir. Por ello es importante propiciar un ambiente de aprendizaje seguro, cordial, acogedor, colaborativo y estimulante, en el que cada niño o joven sea valorado y se sienta seguro y libre.

10. Poner a los alumnos solo a copiar y responder cuestionarios

Es necesario implementar estrategias y técnicas de enseñanza variadas que promuevan un aprendizaje realmente significativo. El copiado y los cuestionarios llegan a ser tediosos y poco motivantes para los estudiantes, por ello es preciso plantear actividades retadoras que favorezcan en ellos el desarrollo de competencias.

Algunos ejemplos de estrategias que favorecen un aprendizaje significativo son: mapas conceptuales, mapas mentales, cuadros sinópticos, líneas del tiempo, ilustraciones, aprendizaje basado en problemas y aprendizaje basado en proyectos, entre otros.

Te recomendamos leer también: 20 ejemplos de técnicas didácticas para implementar en clase

11. Utilizar como espacio para la enseñanza solamente el aula

Así como las estrategias deben de ser variadas, es necesario aprovechar los distintos espacios que nos ofrezca el contexto para  promover una enseñanza amena y dinámica, no debemos cerrarnos únicamente al salón de clase. Podemos plantear actividades en las que se utilicen algunas áreas de la escuela, y si lo permite la situación y el contexto, también de los alrededores de la institución.

12. No continuar aprendiendo

El mundo cambia de manera constante, y como docentes no debemos de permanecer estancados, continuamente surgen nuevas ideas, investigaciones, estrategias y recursos, por lo que es preciso que estemos al día. Es recomendable  prepararnos constantemente, en la actualidad existen variadas ofertas de cursos presenciales y en línea por lo que es fundamental identificar nuestras áreas de oportunidad para poder perfeccionar nuestra práctica.

Conclusiones

Todos hemos cometido algunos de estos u otros errores, pero lo importante es aprender de ellos, así como reflexionar constantemente acerca de nuestra práctica. La profesión docente implica mucha responsabilidad, por ello es preciso asumir una postura abierta a nuevas ideas que nos ayuden a mejorar

¡Espero que la información te sea de utilidad!

¡Participa en la conversación, deja tus comentarios!