¿Cómo trabajar la producción de textos con los alumnos?

La producción de textos es un aspecto que requiere atención permanente en las escuelas. Hasta hace poco tiempo, en los salones de clase se emprendían pocas actividades de escritura con propósitos comunicativos concretos, ya que se daba preferencia al dictado y a la copia para luego centrarse en elementos más de forma que de fondo. También era normal que cuando se pedía una “composición libre” ésta se dejara sin revisar, o bien se evaluara sólo atendiendo aspectos periféricos de la escritura (linealidad, caligrafía, limpieza). La presentación y la ortografía son importantes; sin embargo, es necesario resaltar otros aspectos centrales del texto como:

• El proceso mismo de la escritura de un texto; es decir, la planeación, realización y evaluación de lo escrito.

• La coherencia y cohesión en la manera de abordar el tema central del texto.

• La organización del texto por medio de la puntuación, selección de las diferentes oraciones, frases, palabras y elaboración de párrafos.

• Secciones ordenadas del texto, paginación, ilustración, uso de recuadros y otros recursos.

• Los aspectos formales del texto: el acomodo del contenido en la página, el empleo de recursos tipográficos e ilustraciones y la ortografía, entre otros.

Debemos hacer hincapié en la necesidad de plantear actividades puntuales sobre cada uno de estos aspectos, con el fin de que los alumnos sean productores competentes de textos. Es decir, que empleen la lengua escrita para satisfacer sus necesidades, transmitan por escrito sus ideas y logren los efectos deseados en el lector.

A diferencia del lenguaje hablado, la escritura tiene la capacidad de comunicar permanentemente y a distancia; es decir, la persona que escribe quizá no esté en contacto directo con sus interlocutores, lo cual lleva al escritor a tomar decisiones sobre la manera más adecuada de expresarse, considerando los contextos de sus potenciales lectores.

No es normal que un escrito resulte satisfactorio de inmediato. Antes de elaborarlo, el escritor debe reflexionar acerca de qué quiere comunicar y cómo hacerlo; después es necesario que escriba una primera versión, que al releer podrá corregir hasta lograr el texto deseado. La producción de un texto constituye un aprendizaje complejo que debe respetarse porque implica tomar decisiones, afrontar problemas, evaluar y corregir.  

Desde los primeros grados escolares (primaria o elemental) deben presentarse, regular y frecuentemente, las siguientes actividades y reflexiones que conforman el proceso de escritura:

Como podemos apreciar en la imagen, la producción de un texto no debe ser algo realizado al azar, sino que es necesario seguir una ruta, un proceso que permita al alumno comunicar lo que desea.

Mediante estas acciones y reflexiones, al escribir un texto, el alumno aclara de inmediato el propósito, ya que en la planificación de la situación comunicativa establece para qué va a escribir, a quién le va a escribir, lo que quiere decir y la forma en que va a estar organizado el texto, es decir si va a ser carta, cuento, noticia etc;

Durante la textualización y reflexión el alumno produce su primer borrador, lo relee y revisa de manera minuciosa si cumple con lo establecido en la planeación de la situación comunicativa, esto lo realiza más de una vez, de manera que el texto tenga cada vez más claridad. Esto lo repite posteriormente con ayuda de un compañero, es decir, entre pares revisan sus textos.

Finalmente, al publicarlo lo comparte con el o los destinatarios , analiza si tuvo el efecto deseado, y a partir de ello identifica sus fortalezas, así como áreas de oportunidad para mejorar.

Es necesario ser constante en la implementación de este proceso de escritura (acciones y reflexiones) para poder apreciar avances, pero vale la pena hacerlo. Es evidente que existen problemáticas en las escuelas en lo referente a la producción de textos, por lo que es necesario explorar diversas maneras de atacarlas. Este cuadro es una recopilación de las acciones que realizan los escritores expertos al escribir, por lo que es una muy buena opción para aplicar en nuestras aulas.

¡Espero que la información te haya sido de utilidad!

Programas de estudio, Guía para el maestro, SEP, 2011

marzo 10, 2019

Etiquetas: , , , ,
  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.