Teorías del aprendizaje más importantes: resumen e ideas principales

Entender qué es y cómo se da el aprendizaje ha sido objeto de estudio desde hace mucho tiempo. Existen diversas teorías acerca de este tema, cada una con interesantes propuestas, así como aspectos que han sido puestos en debate. Como docentes, es preciso conocerlas, ya que nos pueden proveer de herramientas para mejorar la intervención en el aula. 

Por ello en este artículo te compartimos un resumen con algunas de las principales teorías del aprendizaje.

6 de las principales teorías del aprendizaje

 Las Teorías del aprendizaje surgen ante la necesidad de entender cuál es la manera más efectiva en que aprende el ser humano y con ello mejorar los procesos de enseñanza; en este artículo analizamos algunas de las más representativas.

Teorías del aprendizaje: resumen

Teoría conductista

Las primeras bases surgieron a principios del siglo xx, el foco de esta teoría se centra en el cambio de comportamiento a través del estímulo-respuesta y el refuerzo positivo.  Se entiende al aprendizaje como una modificación de la conducta ocasionada como respuesta a un estímulo del ambiente. Frederick Skinner, uno de los principales exponentes, proponía que al recompensar las acciones apropiadas, éstas se reforzaban y se volvían recurrentes.

Bajo este enfoque, las actividades del salón de clase suelen ser ejercicios de repetición. El papel del alumno es pasivo, caracterizándose por ser un receptor, a su vez el docente asumen el rol de instructor y corrector de errores.  Sin embargo, una de sus mayores críticas es omitir el componente afectivo-emocional, pues pareciera concebir al alumno como un agente pasivo que sólo reacciona a las condiciones ambientales a las que está expuesto.

Idea central: El aprendizaje se logra cuando se demuestra o se exhibe una respuesta apropiada después de la presentación de un estímulo ambiental específico.

Principales representantes: John B. Watson, Iván Pavlov, Frederick Skinner, Edward L. Thorndike.

Psicología cognitiva

Esta teoría se basa en la ciencia cognitiva, un movimiento surgido en la década de los 50s. Jerome Bruner, un prestigiado psicólogo y uno de los principales exponentes de la revolución cognitiva, señaló que uno de los objetivos de ésta era recuperar el estudio de la mente en las ciencias humanas.

En esta propuesta se establecen habilidades para guiar los procesos mentales de información, representación y acción, es decir: los pasos que modifican los conocimientos adquiridos previamente por otros que se originan en el intercambio de información.

Ante esto, el conocimiento adquirido constituye una actividad mental, que supone una clasificación interna y una estructuración por parte del alumno, quien asume un papel activo en el aprendizaje.

Idea central: El aprendizaje es entendido como la adquisición de conocimientos, el alumno absorbe y procesa información llevando a cabo operaciones cognitivas en el proceso, para después almacenarla en la memoria.

Principales representantes: Jerome Bruner, Frederick Bartlett.

Constructivismo

En la teoría constructivista, el alumno se vuelve el protagonista del proceso, ya que “construye” el conocimiento al interactuar con el ambiente y mediante la reorganización de las estructuras mentales: el conocimiento nuevo se une a lo que ya se sabe para generar nuevos aprendizajes. En esta propuesta surgida entre 1970 y 1980, el docente tiene un rol de acompañante y mediador para promover que el estudiante logre el máximo aprendizaje posible.

Lo anterior contrastaba con la visión pasiva del alumno como un receptor pasivo de la información, la cual almacenaba en la memoria. Esto implicó un cambio de mentalidad, por lo que el constructivismo tuvo una gran aceptación. Esta corriente tuvo sus primeros antecedentes años atrás con las ideas de Piaget y Bruner.

Idea central: El aprendizaje lo construye el propio sujeto al interactuar con el ambiente.

Principales representantes: Jean Piaget, Jerome Bruner, David Ausubel.

Te recomendamos: Piaget y Vygotsky: cuadro comparativo de sus teorías

Constructivismo social

La perspectiva constructivista continuó siendo enriquecida por las ideas de diversos teóricos, una de las propuestas más relevantes hacía hincapié acerca de la importancia del contexto y la interacción social. En ella sostenían que el conocimiento, además de lograrse a partir de la interacción con el ambiente, requería del entorno social, por lo cual los conocimientos se formaban a partir de los propios esquemas del sujeto producto de su realidad, y de su comparación con los esquemas de las demás personas que le rodean.

En este sentido, el aprendizaje colectivo constituye un aspecto primordial en el proceso de enseñanza, ya que potencializa la capacidad de colaboración, investigación y resolución de situaciones y problemas contextualizados.

Idea central: El aprendizaje lo construye el propio sujeto al interactuar con otras personas en contextos funcionales, significativos y auténticos.

Principales representantes: Lev Vygotsky, Bárbara Rogoff, Jean Lave.

Aprendizaje experiencial

Se sustenta en las teorías constructivistas, con la salvedad de que sitúa en el centro del proceso de aprendizaje la experiencia. Bajo esta perspectiva, se entiende que el aprendizaje ocurre al haber un cambio de comportamiento en el individuo, lo cual se logra cuando éste afronta un problema interesante y significativo.

Uno de los aspectos principales de esta propuesta es que trata de apegarse a la forma natural en que aprende el ser humano, por lo que puntualiza la importancia de que la persona se involucre en el proceso por interés e iniciativa propia.

Idea central: El aprendizaje se logra cuando el individuo participa en experiencias significativas y útiles para él.

Principales representantes: Carl Rogers, John Dewey.

Tal vez te interese: Teoría del Aprendizaje significativo de David Ausubel

Conectivismo (Teoría del aprendizaje para la era digital)

Esta teoría se origina como parte del desarrollo tecnológico y digital de la actualidad, e implica la integración de las nuevas tecnologías en el proceso educativo. Para algunos de sus autores supone una evolución necesaria de las teorías y modelos tradicionales (como el conductismo, el cognitivismo y el constructivismo) ya que consideran que éstas se desarrollaron cuando la tecnología aun no impactaba en el aprendizaje como lo hace en la actualidad.

El conectivismo señala que el conocimiento no solamente reside en el ser humano, sino fuera de él, por ejemplo en bases de datos, es por ello que se entiende al aprendizaje  como un proceso continuo que ocurre en distintos escenarios (lugar de trabajo, redes personales) y momentos de forma natural e incluso espontánea, por lo que no se puede hablar de transferencia o construcción.  

Al reconocer que el aprendizaje ha dejado de ser sólo una actividad interna e individual y que el entorno es cambiante, este modelo propone la integración de las tecnologías de la información y comunicación, redes sociales, entre otros recursos al proceso de enseñanza-aprendizaje.

Idea central: El conocimiento reside en el ser humano y fuera de él (bases de datos), por lo que el aprendizaje es un proceso de conexión de fuentes de información.

Principales representantes: George Siemens, Stephen Downes.

Conclusiones

A lo largo del tiempo han existido diversas teorías del aprendizaje, y como pudimos apreciar en este resumen, cada una retoma ideas de las anteriores enriqueciéndolas a su vez con nuevas aportaciones. Es recomendable analizarlas continuamente ya que siempre podemos descubrir aspectos que pueden apoyar nuestra práctica.

Referencias: SNTE. Una Mirada a las Teorías y Corrientes Pedagógicas. Compilación, Colegiado Nacional de Desarrollo Educativo, Cultural  y Superación  Profesional, 2013

¡Participa en la conversación, deja tus comentarios!

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario con nuestro contenido. Al hacer clic en el botón de Aceptar y continuar navegando, estarás aceptando el uso de cookies.    Ver
Privacidad