¿Qué es un Portafolio de Evidencias y cómo usarlo para evaluar a los alumnos?

Muchos de los docentes suelen utilizar un portafolio o una carpeta para ir recopilando evidencias de los trabajos de los estudiantes. Dependiendo del nivel o tipo de institución en que se labore, estas evidencias o producciones pueden ser físicas o digitales. El portafolio o carpeta de evidencias tiene, entre otras utilidades, el de ser una fuente muy útil de información y un referente puntual y preciso de los avances y áreas de oportunidad que presentan los alumnos en el proceso de aprendizaje. Por consiguiente, si se le emplea de forma adecuada, es posible utilizarlo como un instrumento para poder evaluar a los estudiantes.

¿Qué es un Portafolio de Evidencias?

Es un concentrado de evidencias que permite obtener información relevante acerca del desempeño de los alumnos. Está centrado en el estudiante y busca recuperar el proceso de construcción del aprendizaje.

Se compone de:

  • Un conjunto de trabajos y producciones (escritas, gráficas, cartográficas o digitales) realizados de manera individual o en equipo, que constituyan evidencias significativas  del logro de los aprendizajes de los estudiantes, de sus avances y de la aplicación de los conceptos, las habilidades y las actitudes, a lo largo de una secuencia didáctica, un bloque, un proyecto o un ciclo escolar. La integración y selección de las evidencias involucra tanto a los estudiantes como a los docentes.

¿Para qué sirve un Portafolio de Evidencias?

En un Portafolio de Evidencias, la  elección, la revisión y el análisis de las producciones permiten al docente y al estudiante contar con evidencias objetivas, no sólo del producto final, sino del proceso que los estudiantes siguieron para su elaboración. De manera gradual, los estudiantes pueden valorar el trabajo realizado, reflexionar sobre lo aprendido, identificar sus avances y áreas que necesitan reforzar, revisarlo cuando sea necesario y recuperar algunos trabajos para seguir mejorando.

Ventajas de usar el Portafolio de Evidencias como instrumento de evaluación

– Permite identificar aspectos importantes del proceso de aprendizaje de los estudiantes (conocimientos previos, avances y dificultades).

-Favorece la reflexión de los estudiantes en torno a su propio aprendizaje.

-Permite la reflexión de los docentes acerca de sus estrategias de enseñanza y el apoyo que pueden aportar a los alumnos.

¿Cómo hacer un Portafolio de Evidencias para usarlo como herramienta de evaluación?

La elaboración del Portafolio de Evidencias  debe ser una tarea compartida con los alumnos. Para hacer un Portafolio de Evidencias  es necesario:

1. Establecer los objetivos o propósitos

Debe ser clara la consigna  a realizar para los estudiantes y docentes, hacer explícitos los criterios de selección, señalar cómo se organizarán y analizarán, así como la periodicidad con la que se deberán de recuperar, entre otras. Si bien, las evidencias de los estudiantes pueden ser distintas, es importante dialogar con ellos respecto a un proceso de construcción del instrumento que sea común para todos.

2. Seleccionar las evidencias relevantes

Establecer periodos de análisis de evidencias por parte de los estudiantes y docentes con base en la selección previa y la definición de criterios para valorar los trabajos (los trabajos deben estar previamente evaluados y calificados, ya que al realizar el análisis, esto permitirá identificar los avances), cuidando la congruencia con los aprendizajes esperados. Se deberá considerar que este instrumento será una guía para que los estudiantes puedan mejorar sus procesos de aprendizaje.

3. ¿Cómo se aplica?

Se establecen un momento de trabajo y de reflexión sobre las evidencias del portafolio. Al concluir el momento de reflexión se puede promover que los estudiantes presenten o compartan sus portafolios, siempre y cuando ellos estén dispuestos a hacerlo.

¿Cómo hacer un portafolio de evidencias?

El uso del Portafolio de Evidencias como herramienta de evaluación implica:

  • Gestionar espacios y tiempos específicos durante los procesos de aprendizaje para la selección, análisis y reflexión en torno a las evidencias recuperadas.
  • El desarrollo gradual de habilidades, tanto de los estudiantes como de los docentes, para el análisis y aprovechamiento de las evidencias en favor del aprendizaje de los alumnos.

Conclusiones

Es necesario señalar que el verdadero valor del portafolio de evidencias reside en los procesos de reflexión que se generan entre el docente y los estudiantes en torno a la enseñanza y el aprendizaje. En dicha reflexión es preciso que se puedan identificar los avances, así como tomar decisiones en relación a las áreas de oportunidad encontradas.

Tal vez te interese leer: ¿Cómo incluir la evaluación diagnóstica, la formativa y la sumativa en mi planeación?

¡Espero que la información te sea de utilidad!

Calero Guisado, A., & Calero Pérez, E. (2008). El portafolio como estrategia de evaluación compartida de la comprensión lectora. Madrid. Servicio de Publicaciones Universidad Complutense

SEP (2013). Las estrategias y los instrumentos de evaluación desde el enfoque formativo. Libro 4. Serie: herramientas para la evaluación en educación básica. México: SEP

¡2 Comentarios! No te quedes fuera de la conversación

  1. CABANILLAS PUELLES PEDRO 25 octubre, 2019 Responder

¡Participa en la conversación, deja tus comentarios!

A %d blogueros les gusta esto: