10 consejos para mejorar tu desempeño como docente

Si duda la labor docente requiere de una reflexión y un análisis constante de la propia práctica, esto con el fin de identificar las fortalezas así como aquellos aspectos que se deban perfeccionar. Esto implica no solamente el trabajo en el aula, sino que abarca otros ámbitos relacionados con el funcionamiento de la escuela, por lo que es preciso mantenerse actualizados y en búsqueda de la mejora permanente.

Por ello en este artículo te compartimos 10 consejos para mejorar tu práctica docente, los cuales, independientemente de que seas un docente en formación, de recién ingreso al servicio, o alguien con vasta experiencia, seguramente te serán de ayuda.

10 consejos para mejorar tu desempeño docente

10 consejos para mejorar el desempeño docente

1. Conoce a tus alumnos

Identifica sus ritmos estilos y ritmos de aprendizaje, sus intereses y características. De igual forma es recomendable que te familiarices con el contexto en que se desenvuelven y conozcas qué materiales y recursos están a su alcance, así como qué elementos socioculturales se pueden tomar como ventaja para favorecer el aprendizaje. Todo esto hará que las actividades que incluyas en la planificación tengan más posibilidades de lograr el propósito deseado.

2. Emplea los enfoques pedagógicos

Conocer los enfoques pedagógicos te ayudará a saber cómo planificar y organizar las actividades de las diversas asignaturas. Por ejemplo existen diferencias entre los enfoques de Matemáticas y Lengua materna y ello determina la manera de diseñar y organizar las actividades en cada una: para Matemáticas es recomendable plantear situaciones problemáticas contextualizadas; mientras que para Lengua Materna el enfoque sugiere plantear actividades en las cuales los alumnos participen en situaciones comunicativas con propósitos específicos e interlocutores concretos.

3. Planifica tus clases

Es importante que tengas claros los aprendizajes esperados, los propósitos de la clase y que tomes en cuenta a los alumnos, sus intereses y necesidades, los materiales disponibles en el contexto, así como el enfoque pedagógico de la asignatura. Organiza las actividades en una secuencia didáctica con inicio, desarrollo y cierre; incluye también la manera en que vas e evaluar (tipos de evaluación e instrumentos).

4. Emplea diversas técnicas y estrategias de enseñanza

La enseñanza tradicional en donde los alumnos escuchan pasivamente y el docente explica el contenido ha quedado atrás, ahora es necesario que los profesores implementen técnicas variadas en clase como: , dramatizaciones, debate, foro, juego de roles, mesa redonda; así como estrategias diversas, como: Aprendizaje basado en proyectos, Aprendizaje basado en problemas, Aula invertida, Aprendizaje situado, Aprendizaje basado en desafíos, entre otras.

Tal vez te interese: 20 ejemplos de técnicas para implementar en clase

5. Utiliza las TIC

Cuando son bien utilizadas, las tecnologías de la información y la comunicación resultan un excelente recurso para favorecer el aprendizaje, además de que los alumnos se motivan y se interesan más en los temas. Por ello es recomendable emplear las TIC siempre que sea posible, pero sin perder de vista los aprendizajes esperados y los propósitos de la clase.

6. Promueve el trabajo colaborativo

Al implementar el trabajo colaborativo se crea sinergia al aprovechar el conocimiento y experiencia de los alumnos, se estimulan las habilidades personales y del grupo, aumenta la motivación y la confianza para realizar las actividades, se propicia la generación de un lenguaje común y se genera una interdependencia positiva.

7. Sé empático

Cuando se es empático y se promueve la empatía, se favorece un ambiente agradable en el aula, los problemas de indisciplina disminuyen, aumenta la autoestima de los estudiantes y mejoran los resultados educativos. Algunas recomendaciones para ser un docente empático son: conocer a los alumnos, sus gustos e intereses; tener altas expectativas sobre ellos; interesarse por lo que sienten y piensan; ver más allá de las calificaciones y aprender a escuchar e interpretar las señales no verbales de los estudiantes.

8. Implementa diferentes tipos y formas de evaluación

Es necesario implementar la autoevaluación, la coevaluación y la heteroevaluación, así como no olvidar que la evaluación debe realizarse bajo un enfoque formativo, es decir, ser un proceso permanente (no evaluar solamente al final), en el cual se recopile información diversa, que nos ayude a tomar decisiones con el fin de favorecer el aprendizaje de los alumnos, así como a mejorar nuestra práctica docente.

En el mismo sentido para evaluar es recomendable no centrarse únicamente en el examen escrito y utilizar instrumentos y recursos distintos como: listas de cotejo, rúbricas, diarios de clase, portafolio de evidencias, ensayos, exposiciones orales, organizadores gráficos, maquetas, debates, líneas del tiempo, entre otros.

Te recomendamos: 20 diferentes instrumentos e ideas para evaluar

9. Brinda retroalimentación a los alumnos

Los resultados de las evaluaciones deben sistematizarse, analizarse y comunicarse a los alumnos mediante la retroalimentación, ya que a partir de ello se percatan de las fortalezas y de las dificultades enfrentadas. De igual forma esto permite establecer acciones concretas que permitan mejorar el aprendizaje.

Para ofrecer retroalimentación se sugiere: crear un clima de confianza, iniciar señalando los aspectos positivos, ofrecer oportunidades para que los alumnos identifiquen por sí mismos sus fortalezas y áreas de mejora (esto puede ser mediante preguntas) y clarificar las acciones a seguir para continuar avanzando.

10. Involucra a los padres de familia

La formación de los alumnos es una tarea compartida, por lo que es necesario involucrar a los padres de familia; es de sobra conocido que cuando se trabaja de manera cercana y articulada los resultados educativos mejoran significativamente. Por ello resulta fundamental el mantener una comunicación cercana con las familias de los estudiantes, así como hacerles saber qué acciones precisas pueden llevar a cabo en casa y en la escuela para apoyar la educación de sus hijos.

Conclusiones

Otra recomendación para mejorar la práctica es el formarse continuamente. Sin duda la educación evoluciona día con día, por ello es necesario adaptarse y darse cuenta que la formación de un docente es siempre algo “inacabado”. En este sentido, es preciso autoevaluar de manera regular el desempeño, para, a partir de ello, establecer acciones que incidan positivamente en la manera en que se lleva a cabo la práctica en la escuela.

¡Esperamos que la información te sea de utilidad!

¡2 Comentarios! No te quedes fuera de la conversación

  1. Angélica 18 junio, 2021 Responder
    • Ramón 22 agosto, 2021 Responder

¡Participa en la conversación, deja tus comentarios!

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario con nuestro contenido. Al hacer clic en el botón de Aceptar y continuar navegando, estarás aceptando el uso de cookies.    Ver
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: